La Prisión de la Libertad

11 junio 2007

Desde hace una semana estoy diciendo que pronto terminaría un libro y que contaría de él y la verdad es que desde hace poco más de una semana lo terminé y no había podido venir acá a contarlo.

El libro es La Prisión de la Libertad de Michael Ende, si han leído Momo saben a quién me refiero. Éste libro lo leí por primera vez cuando tenía como 13 ó 14 años y me encantó, supongo que desde entonces se me vislumbraba un poco esa manera complicada de ser que tengo. Recuerdo que me lo prestó mi prima Rosalía cuando yo estaba en la secundaria, gracias a ella fui menos rejega a la sana costumbre de la lectura de la que me alejé un tiempo, pero eso es tema de otro post.

Me costó mucho trabajo conseguir este libro, en realidad fue apenas el año pasado cuando pude por fin comprar el mío.

La Prisión de la Libertad consta de varios cuentos que narran mundos imposibles, es casi como tener una imagen de Escher narrada, juega con el espacio y las dimensiones físicas pero al mismo tiempo con estados emocionales y no sólo de los personajes, cuando menos se da uno cuenta también está jugando con los propios. Por eso debo decir que si uno no está con el ánimo muy elevado puede llegar a ser un tanto cuanto depresivo.

Pero no, eso no me detuvo para releerlo, para recordadr por qué me gustó tanto, recordaba algunos de los cuentos, otros no, pero igual los disfruté todos. Algunoss cuentos me hicieron recordar a algunos de mis amigos: Cyril e Indicavía con sus personalidades solitarias y misteriosas, Insh'allah cuestionando el libre albedrío, el auto pequeño que puede contener un hogar dentro de él, Max Muto en una historia sin principio sin final...

Hubo una cosa que no supe descifrar y sólo lo haré hasta que encuentre otro ejemplar y corrobore si la traslapación de páginas es un simple error de imprenta o un truco del autor: resulta que el segundo y tercer cuento tienen relación entre sí, pero la primera página (que no hoja y eso es lo raro) del segundo cuento está en la primera página del tercero y visceversa. Yo me di cuenta hasta que terminé de leer el tercero, pero sigo creyendo que es un truco.

Este libro sigue estando en mi lista de libros favoritos junto con los otros de este autor, Momo y El Espejo en el Espejo.

7 comentarios:

Mariposa de humo dijo...

¿No has leído el libro "La historia interminable"? Esa fué su primer libro que leí y me prendó (la película es un pálido reflejo del libro).

Te lo recomiendo!

Carlos Franco dijo...

esta semana relei tambien La prision de la libertad, busque en Google mas informacion sobre Max Muto y llegue a tu blog =)... Lei La Prision por primera vez 10 años atras, en la universidad y ahora me hizo volar mas aun!!! Viendo tu perfil reconozco varios de mis gustos ahi, por lo que me atrevo a recomendarte "Tokyo Blues" de Haruki Murakami... es una obra hermosa... en terrenos muy distintos a los de Ende pero que alcanza profundidades sublimes tambien... Norwegian Wood es el titulo alterno, haciendo referencia a la cancion de los Beatles, entonces ya podras imaginarte... saludos!

Carlos Franco

Adriana dijo...

Mariposita... jiji, parece ironía pero no, aunque ya está en la lista para las próximas adquisiciones

Hola Carlos, muchas gracias por la recomendación, de hecho en estos días ando sin libro qué leer y en búsqueda de algo interesante, tomaré en cuenta tu sugerencia. Muchas gracias por pasar por el blog, bienvenido.

Anónimo dijo...

Recomendación: Busquen el libro Carpeta de apuntes de Michael Ende... tiene la escencia del autor, no es una reseña de todos sus libros, pero si permite conocer el pensamiento de Ende y por ahi entrever, el por qué de sus libros! He leído todo de Ende, por eso me atrevo a recomendarselos!

Anónimo dijo...

Supongo que si se traspapelaron esas hojas, porq son 59 y 69 exacatemente (bueno algo así no tengo a lka mano mi libro)

Suele pasar no creo q sea idea de Ende XD je

PRK dijo...

Sin duda fue error de imprenta.
El relato de El pasillo de Borromeo Colmi que habla de esa contrucción en el Palacio Baranova, es el primero; aunque lleva el título de La casa de las afueras, sobre la infancia de Joseph Remigius Seidl.
Pero no deja de aportarle interés al libro.
Saludos

Silvia dijo...

Veo el post años despuès de que fue escrito, de cualquier manera, los he disfrutado.

Gracias.