No estaba muerta... andaba de mudanza... y otros menesteres

20 junio 2008
El fondo musical es una breve canción de Luis Pescetti, que viene al caso por aquello de la mudanza, y que el periodo del cambio esta casa era todo un disparate.

Así es, sigo viva, aunque en diferente locación acomodándome al nuevo estilo de vida. Hace dos meses empezó un movimiento que nos ha traido de cabeza: una mudanza. Y es que hacer un cambio como ese no fue nada fácil, un lugar en donde había pasado casi 20 años de mi vida, donde me había arraigado tanto no fue sencillo de dejar pero sí ha sido un aprendizaje más.

El primer dilema fue la empacada, demasiadas cosas acumuladas por mucho tiempo, de algunas de ellas no hubo mayor complicación para botarlas, otras guardaban mucho contenido sentimental que igual hubo que ignorar y muchas otras emprendieron el viaje con nosotros. La frase que más escuché fue: pero es que tienen muchas cosas, y la verdad sí (ya hablaré después del grupo de autoayuda que tengo planeado) pero bien dicen que todo cabe en un jarrito... y mi casa nueva he pensado podría llevar ese mote: el jarrito.

Adaptarme a la casa nueva ha sido poco a poco y hasta donde creo no tan difícil, hay cosas sí, pero se resuelve. La parte que fue una verdadera pesadilla fue la falta de líneas telefónicas con la respectiva conexión a internet. Y no lo digo por clavada (que entre otras podría aplicar) sino poque al tener la oficina en casa y al dedicarnos nosotros al negocio de internet, carecer de él era como querer correr con una pata enyesada. Y así duramos mes y medio... ¡mes y medio! ¡48 días estuvimos sin una conexión a internet! el cafecito internet de acá a la vuelta hizo su agosto con nosotros y no consideramos soluciones provisionales de otro tipo porque no esperábamos que fuese a durar tanto la cuarentena. Finalmente el Día "I" llegó y tuvimos ya nuestra conexión, el caso es que se había acumulado tanto trabajo ya que ni oportunidad hubo de venir a avisar y ontar todo.

Hoy por fin revive este espacio que próximamente tendrá noticias, no será olvidado ni relegado, pero compartirá a su autora.

Tengo mucho que contar del baile, de libros, de la gente y la familia. Ahora sí, ya habrá tiempo (y conexión) para contar.

Escribí algo al respecto de esto en friega, pero enfriega.com

2 comentarios:

Taker dijo...

48 dias no son tantos... jajajaja

Lo bueno es que ya pasaron las cosas, la mudanza, el cambio, el dejar aquel lugar y el "sin" internet.

Bienvenida de nuevo :D

Besos!

Pleia dijo...

se ve lindo...
Y bueno, si, cuando me fui con Luis tire muchas cosas y cuando me volvi a mudar, volvi a tirar más...
es bueno tener esas limpiezas, ayudan también a nuestro corazón