Recuentos

31 diciembre 2006
Después de un respiro lo más similar a unas vacaiones, tengo un poco de tiempo para escribir algo. Por la fecha, por el título, por el ambiente que se respira, creo que ya sabrán de lo que se trata este post: del fin de año, de la llegada del nuevo.

¿Qué cómo estuvo mi Navidad? bien. claro, siempre repelo pero se que al final termino pasándola bien y me la pasé bien, a pesar de que no termino de acostumbrarme al barullo de tanta gente.

¿Qué cómo pasaré año nuevo? supongo que bien, igual estoy repelando, pero a final de cuentas sé que estará bien. Además sé que algo tendré que hacer para evitar que esté tan aburrido como el anterior. Cenaré delicioso (esta vez me tocó preparar gran parte de la cena) y estaré con personas a las que quiero muccho.

Y llego a este punto en el que pienso que es inevitable hacer al final de cada año un recuento de lo hecho, lo logrado, lo anhelado y todo lo demás. El sentimentalismo siempre se hace presente y de pronto, si uno no tiene cuidado, se pondrá nostálgico y medio lloroso, recordará a quienes no están, lo que quiso y no pudo hacer y así podría seguirme, pero no, no es mi intención.

Me gusta hacer estos recuentos aunque procuro saltarme la parte trsite, me gusta más pensar en lo que aprendí, en lo que logré, en lo que me equivoqué y me sirvió para mejorar. En estos días que he estado ausente de la computadora estuve haciendo el recuento de este año, y resultó algo así como esto:

Este año fue diferente, muchas cosas nuevas y diferentes aparecieron en mi vida,

Este año conocí a mucha gente, a algunos pude verlos y llegar a apreciarlos. A otros no y aún así puedo decir que son importantes para mi. Otros más se fueron, algunos sólo están lejos y espero poder verlos pronto; pero otros se fueron un poco más lejos a donde no puedo mirarlos por lo pronto pero que también fue una dicha conocer.

Este año juzgué y prejuzgué, y fui muy dura en mis juicios y al final recibí grandes lecciones de aquellos que fueron blanco de mis críticas.

Este año lloré y lloré mucho, más de lo que creí podría llorar en una situación así, y ahora, al cabo de los meses me siento tranquila, sin dolor ni rencor y agradecida.

Este año aprendí mucho, supe que podía ser mucho más de lo que yo creía, que hay que ampliar la visión que hay que ceder y estar dispuesto a aprender.

Quiero también (ya me siento en los Óscares) agradecer a todos los que han estado conmigo, a quienes me leen, a quienes me comentan. Prometo, y esto sí es en serio, escribir más seguido en el blog, en éste y en el de los Steelers.

Podría seguir enumenrando más y más cosas pero... una cena me espera. Una cena sin uvas (alguien olvidó comprarlas) una cena en la que no pretendo plantear propósitos, alguna vez comenté por qué no me gusta hacer eso, una cena que espero no sea tan aburrida como la del año pasado pero que sé que recordaré como todas las cenas de año nuevo.

Feliz año 2007 a todos.

1 comentario:

Undertaker dijo...

HOLA ADRIANITA, ESPERO QUE TE LA HAYAS PASADO BIEN. SABES QUE SE TE DESEA LO MEJOR.

SALUDOS!!
FELIZ 07!!