Un adiós definitivo y prematuro

09 mayo 2010

La selección musical para este post fue muy difícil de hacer. Esta canción tal vez no haya sido tan significativa pero apareció en el bonche de cosas esas que se guardan y se olvidan y al escucharla de nuevo me parece esperanzadora, a pesar de que él se fue, a pesar de que yo no me quedé.

El pasado viernes, a la una de la tarde recibí una llamada que no hubiera esperado recibir, número oculto y aún así contesté, era Lupix: "Adri, es que tengo que darte una noticia y no se cómo dártela..."


1984 año en que entré a la primaria, escuela nueva y grande: Anglo Méxicano de Coyoacán, no tengo muy buenos recuerdos de ese año escolar pero algo que tengo muy claro es que ahí lo conocí y desde entonces fue un dolor de cabeza, mi eterna molestia, ahí empezó todo.

1987 después de cambio de escuela y de haber vivido fuera de la Ciudad de México, aquí estábamos de nuevo mi familia y yo. Yo, en una nueva escuela, cuál iba a ser mi sorpresa al encontrarlo de nuevo, en un rumbo más o menos no tan cercano de donde nos conocimos. La nueva escuela: Instituto Hispano Americano Nicolás Bravo, ahí cursé los últimos 3 años de la primaria y puedo decir que de donde guardo innumerables y hermosos recuerdos. Sin embargo, de él, también diré que siguió siendo una molestia, la lata clásica de la infancia.

1990 año de graduación de la primaria, él tan insistente, yo tan blanda.

1993 - 1994 ingreso a la preparatoria, yo toda una adolescente, la secundaria -etapa difícil para mi- había terminado, era momento de lo nuevo, de crecer de aprender, de conocer a mucha gente nueva. La sorpresa en esa ocasión tuvo una ligera variación, no lo encontré a él directamente sino a su mejor amigo, al principio fue simpático, después un dolor de cabeza.

2004 Octubre, fiesta de cumpleaños de mi mamá, una llamada telefónica inesperada: era él, quien tomó valor y marcó.

2005 Empezamos a salir, al principio fue agradable, después, un dolor de cabeza.

2005 - 2009 Jalones, estirones, discusiones, a veces bien, a veces en paz, a veces un total y completo dolor de cabeza

2009 año de su boda y anuncio del nacimiento de su hijo. Qué puedo decir, de verdad me dio gusto saber que había encontrado su camino, su compañía, su vida

7 mayo 2010 "Adri, tengo que darte una noticia y no se cómo dártela: esta mañana falleció José Alfredo"


Siempre la noticia de que alguien cercano a ti dejará de estarlo es fuerte y difícil de asimilar, esta vez no fue la excepción, nuestra historia estuvo llena de encuentros y desencuentros, de acercamientos y abruptos alejamientos, de coherencias e incoherencias, de arrebatos y de decepciones. Por esta y por otras razones puedo decir que no era mi persona favorita pero era una muy importante en mi vida y puedo decir, sin temor a jactarme demasiado, que yo lo fui para él.

Esta última vez habíamos estado distanciados y confieso que sí, que yo me alejé de él y del grupo porque siempre que reanudábamos relaciones diplomáticas terminábamos del chongo, y yo ya no quería eso. Y sí, habíamos estado distanciados pero en los últimos meses hubo un pacto no dicho, hubo un periodo de calma y paz. Y es que, por más que me desquiciara, por más que haya sido un eterno dolor de cabeza, lo quisiera yo o no, él iba (y va) a formar parte de mi vida por siempre por la simple razón de que era mi amigo, de que éramos amigos, de la más extraña y loca clase deamigos pero amigos al fin: el amigo que más tiempo tenía de conocer.

El viernes pasado tomé valor y fui. Hubo muchas manifestaciones de apoyo hacia su familia de el grupo de excompañeros de la primaria, al que me sentí profundamene ligada del que después de mucha resistencia de mi parte me sentí parte, ahí estaba yo sintiendo la pérdida como muchas otras personas.

Y aquí estoy yo sintiendo la pena, triste por su partida prematura, por su esposa y su hijo a quien no llegó a conocer, triste como muchas otras personas.

Descanse en Paz José Alfredo Reyes Guzmán

2 comentarios:

Mauro dijo...

Lo siento mucho. Abrazo enorme!

Pleia dijo...

vaya ....
Siempre es difícil ver a seres queridos irse, pero más dificil cuando sabes que todavía tenía mucho que vivir, no es así?
Se que ya ha pasado un tiempo de esto... pero se que las heridas no cierran tan fácil, la mia no ha cerrado de aquel incidente que seguramente tu recuerdas... en fin amiga... te envio un abrazo fuerte y un poco de fuerzas para ayudarle a sobrellevarlo.
Velo de esta manera, podría ser que cuando llegue el momento de partir el pueda venir por ti.
un beso !