Como la fila de las hormigas

24 noviembre 2006
La entrada al hormiguero,
originally uploaded by Atzimba
Estoy segura que todos, por lo menos alguna vez en la vida, hemos hecho la maldad de pisar una fila de hormigas y que nos ha resultado divertido ver cómo pierrden el rumbo por un momento como si el mundo se fuera a acabar. No sé ustedes, pero yo sí.

Y me parece más curioso aún que ese mismo efecto puede ocurrirnos a nosotros los humanos, sobre todo si somos demasiado rutinarios y esquemáticos. Nos acostumbramos tanto a ciertas cosas, actividades y secuencias, que al momento de generar un pequeño movimimento o ajuste, puede venirse todo abajo.

No entraré mucho en ondas metafísicas, cuánticas y demás, el motivo de este post es mucho más terrenal, relacionado directamente con mi familia y las fiestas decembrinas.

Desde que mis abuelitos fallecieron hace ocho años, hemos seguido una mecánica muy similar durantes las navideades, recalentados y años nuevos: Se hace la cena en casa de mi tía, porque la casa es grande y cabemos bien, porque mi mamá y mi tía son las que guisan y preparan todo y porque es más cómodo. Se pide una cooperación por persona que se supone debe cubrir los gastos de la cena, el recalentado. las botanas, las bebidas y lo que se ofrezca.

Desde entonces, a veces vienen mis tíos de fuera, a veces no, así que hemos pasado navidades desde 5 hasta casi 40 personas, pero siempre en el mismo lugar. No quiero contarles el trabajo que esto implica para los dueños de la casa y para quienes estamos más cercanos. La ida al súper y al mercado con su respectiva cargada, la preparada que no es cosa fácil, ordenar la casa, los luugares, el intercambio, la mesa y la infinidad de platos sucios que se generan. Pero, todo se justifica por la unión familiar...

Este año los planes cambiaron, se había decidido pasar Navidad fuera y quienes pudieran o quisieran ir serían bienvenidos... ajá. De inmediato se observó como cuando uno deshace la fila de hormigas al hormiguero, todos en descontrol: ¡cómo era posible, pero si venimos de lejos todos en bola!, ¡a nosotros nos excluyeron!, ¿no habrá recalentado?, nosotros todavía no sabemos si vamos.

Sí, a final de cuentas se cambiaron planes, la Navidad la pasaremos donde siempre, pero no habrá recalentados, no los veremos a todos probablemente... pero... más no se puede hacer, hemos decidido pasar año nuevo fuera y así será.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Sempre é bom mudar os planos e nao ter a mesma rotina, mas é dificil; e sempre há situaçoes distintas, acho que às vezes temos de fazer o que uma tia me disse um dia, "deixa que as coisas só aconteçam", nesse momento eu fiquei calhada por que, sim, as coisas sao assim, temos de deixar que só aconteçam e ja!
Mas às vezes como muitas pessoas, nao posso ficar assim, e preciso de planos, mas, para este fim de ano, nao temos planos especiais, e ta bom, só vamos deixar que...
As coisas acomteçam.

Undertaker dijo...

HACE VARIOS AÑOS (CUANDO YO ERA NIÑO) LA NAVIDAD LA SOLIAMOS PASAR EN CASA DE UNA TIA Y EL AÑO NUEVO EN CASA DE OTRA (AMBAS HERMANAS DE MI AMACITA), CURIOSAMENTE ALGUNA VEZ QUE SE CAMBIO A CASA DE MI ABUELA PASO ALGO SIMILAR.

"NO SE SI PUEDA", "VOY A SALIR" Y BLA BLA BLA. NUNCA SE VOLVIO A HACER NADA EN CONJUNTO, CADA QUIEN SE LA PASA POR SU CUENTA.

LA UNICA OCASION QUE NOS VOLVIMOS A JUNTAR FUE CUANDO MURIO MI ABUELO HACE 10 AÑOS).

COMO LO DIJISTE UN SOLO AJUSTE Y PELAS jeje.

AUNQUE A DECIR VERDAD NO ME QUEJO YA QUE ME CAGABA ESTAR EN LAS CASAS DE ESAS TIAS :D

SALUDOS!!

José Antonio dijo...

Navidad...sentimientos encontrados, pero momentos que siempre se guardan en el corazón de una u otra forma. Gracias por tu visita Adriana, te he incluido en mis links como uno de mis blogs favoritos. Besos.

Pleia dijo...

Si, una época que esperaba con mucha emoción.
Antes de que se divorciaran mis pas era típico pasar la Navidad con mi abuela de parte de mi papá y año nuevo siempre era algo diferente...
Después de eso se volvieron más complicadas las festividades y no agradables, porque ahora teniamos que decicir con quien pasabamos las fiestas con mi mamá y con mi papá, algo no muy ameno... y luego, conocí a la verdadera abuela (de parte de mi papá) y dejé de desear pasar esos días con ella... Ahora?, ahora no tengo idea de donde voy a pasar las fiestas...

Ku dijo...

¿Qué puedo comentar? La época decembrina, mi familia y yo no nos llevamos bien.

Hasta hace unos años la cena era en casa de mi abuelita, desafortunadamente nadie se lleva bien y cada quien busca pasársela como pueda.

Este año no es diferente, mi hermana se va a celebrar con mi padre, supongo que yo con mi madre (porque a ella si le pegan esas cosas de la familia y viva lo rojo y el olor a pino).

Yo me conformo con que me dejen dormir tranquila, que no suene el teléfono y que nadie llore.

Saluditos y abrazos!!!!